Maternidad subrogada o infancia robada?

10.05.2017

Nuestros cuerpos se tratan como meras vasijas, nuestros derechos como madres e hijos se vulneran y se inventan nuevos derechos para hombres que perpetúan su poder y afianzan el patriarcado monstruoso donde vivimos. Mientras tanto la sociedad solo mira lo pequeño, lo ínfimo, lo que no es representativo y lo que en definitiva unos pocos quieren que veamos.

Desde que increíblemente se celebrase la feria de maternidad subrogada en Madrid han sido miles las reacciones y opiniones de todos los tipos.

En este artículo no voy a hablar de la indignación que siento frente al tráfico de mujeres y de sus cuerpos, que es mucha y se me revuelven las tripas solo de pensarlo, pero todavía me es más difícil aceptar como somos capaces de hacernos esto a nosotros mismos como especie.

Lo que yo me pregunto es donde quedan los derechos de ese niño que no ha pedido venir al mundo y al cual se los van a robar sin ningún tipo de miramiento.

Ese niño tiene derecho a ser deseado, amado y contenido por su madre durante sus nueve meses de gestación. Pero empatizando con la mujer que tiene que alquilar su útero para una gestación que no es propia, lo que yo haría sería intentar no vincularme lo mas mínimo con ese embarazo ni con ese niño, ya que no va a ser mío, lo voy a tener que entregar a otros y no voy a poder criarlo como la naturaleza había diseñado.

¿Es tan fácil cerrar los ojos y pensar que el niño ni siente ni padece en el vientre materno? Pues parece que sí, porque no somos capaces de darnos cuenta de que hay multitud de estudios que evidencian que el niño siente y padece dentro del vientre materno incluso más que fuera.

En la fase intrauterina el bebe está totalmente integrado dentro del cuerpo de su madre, ella lo aísla, lo protege del exterior y le proporciona todo lo que necesita: oxigeno, alimento, calor... pero también amor y conexión. Si la madre no reconoce a su hijo él se encuentra aislado en un medio sin amor, solo, con oxígeno y alimento, sí, ¿pero donde quedan sus necesidades emocionales?

Realmente me entran escalofríos de pensar en el sufrimiento, soledad y abandono que ese ser que está empezando su experiencia de vida va a experimentar durante la etapa que debería ser la más confortable y placentera.

Tampoco veo un escenario más prometedor cuando la gestación llegue a su fin y el niño vea la luz de este mundo. Me puedo imaginar una cesárea programada en función de las necesidades del médico y "los padres" con lo que le robaremos también la oportunidad de nacer en el momento que él elija y de vivir la experiencia de un nacimiento vaginal.

Pero lo que más me desazona es imaginarme al bebe pensando que quizás cuando su madre le vea la cara se le ablandara el corazón, le reconocerá y le dará todo el amor que él se merece ¿Cómo se sentirá cuando ni siquiera sienta sus brazos y cuando intente buscar el pecho para satisfacer su instinto de succión y no encuentre nada más que frio y vacío? Ese dolor y esa desesperación se grabaran a fuego de nuevo en su recién estrenado corazón.

Y por si todo esto nos parecía poco cruel, le robamos también el derecho a la lactancia (a no ser que alquilen los pechos de otra mujer claro) y le privamos de recibir todo lo que amantar a un bebe conlleva.

Luego nos extrañamos de lo que pasa en el mundo. ¿Cómo no vamos a estar locos si cuando éramos inocentes e indefensos nos han tratado así y nos han robado todo?

Somos crueles y cada vez más.

Con estas prácticas estamos llegando a niveles insospechados de desconexión, de falta de empatía, de impunidad frente a las atrocidades que hacemos a los más débiles (que en este patriarcado son siempre niños y mujeres) y a ser cada vez más inhumanos.

Realmente me da miedo pensar en qué sociedad van a tener que vivir mis hijas y con qué personas van a convivir.

Solo espero que las próximas generaciones sean capaces de abrir los ojos y reconducir esta sociedad hacia un modelo más viable y humano.