El desamor y la obediencia: las causas que nos hacen soportar el acoso

24.10.2017

Por qué las mujeres hemos soportado y callado durante años todos los acosos que están saliendo ahora a la luz? La primera razón parece obvia y es que estos acosadores estaban bloqueando nuestro camino hacia el éxito y era el precio a pagar para poder conseguirlo. Cierto, pero no suficiente. Debemos ir un poco más allá y descubrir las razones de base que nos hacen a las mujeres actuar de este modo.

Los casos de acoso denunciados estos últimos días muestran en realidad la punta de un iceberg de dimensiones gigantescas cuyo cuerpo sumergido y oculto esta formado por todas las mujeres que alguna vez hemos sufrido o seguimos sufriendo acoso.


Las mujeres que han denunciado y han salido en los medios son famosas a las que la sociedad venera y respeta. Son muchas y de muy diversos mundos como el cine y el deporte y muchos se preguntan por qué ahora, después de tantos años, hablan y además todas a la vez?


  •  Estas mujeres que sufrieron abusos en su juventud, cuando estaban luchando para llegar a triunfar, son ahora mujeres adultas y fuertes porque su experiencia de vida les ha hecho aprender, madurar y entender las causas por las que callaban.
  • Porque el saber que no eres tú sola y que otras han pasado por lo mismo que tú diluye la culpabilidad y la vergüenza. 

Todas estamos en ese iceberg

Si somos sinceras con nosotras mismas y echamos la vista atrás, rara será la que no encuentre una situación de acoso o abuso sexual en su vida. Esto ha demostrado ya la campaña #metoo, donde miles de mujeres han confesado que sí, que ellas también han sido víctimas.

Cuando hace años escribí sobre los casos  de acoso y abuso sexual que sufrí, lo más sorprendente es que nunca lo traté desde el prisma del acoso si no más bien desde mi propia vergüenza.

Yo recuerdo claramente dos casos: El primero en mis primeras prácticas profesionales cuando tenia 22 años y el segundo ya en una empresa multinacional con 28.

Al rebuscar en mis primeros artículos encontré uno en el que trataba estas experiencias y lo que más me ha sorprendido es que nunca lo escribí desde el punto de vista del acoso, si no más bien desde mi propia vergüenza.

Sí, ahora me leo y me parece increíble, pero creo que esto es lo que pasa a la gran mayoría de las mujeres: Nos sentimos responsables de lo sucedido y sucias por no haber parado o "haber hecho algo". No tenemos ni siquiera empatía con nosotras mismas. 

Así trabaja el patriarcado: Ellos abusan de nosotras, nos minimizan y nosotras nos auto-culpamos. Es la cuadratura del círculo.

Por eso ninguna decimos nada y solo somos capaces de hablar cuando nos reconocemos en otras, entendemos que nosotras no somos responsables ni culpables de nada y dejamos de tener miedo a las criticas y juicios ajenos.

Frente a las redes del patriarcado el poder de las mujeres: Amor y Crianza

Pero, cuales son las verdaderas causas de que, primero: nos dejemos abusar y, segundo: seamos nosotras las que sintamos vergüenza en vez de los acosadores?

La razón mas obvia es que estos hombres acosadores bloquean nuestro camino al éxito. Si queremos llegar a cualquier lugar tenemos que tragar con lo que ellos establezcan porque son los que mandan y los que dictan las reglas del juego. 

Esto es así, pero no es suficiente. Debemos ir un poco más allá y descubrir las razones de base que nos hace a las mujeres soportar estos tratos denigrantes, sentirnos culpables por haberlos sufrido y ademas proteger al acosador con nuestro silencio.

La respuesta está, como casi siempre, en nuestras infancias y la educación recibida.

Los niños, y más especialmente las niñas, teníamos que aceptar las órdenes de los adultos sin cuestionarlas, fuesen justas o no.

Nosotras, ademas, tuvimos que soportar los pellizcos y magreos que los amigos de nuestros padres nos quisieran dar y por supuesto besar a todo abuelo asqueroso fuese propio o ajeno y, para mas inri, había que poner buena cara.

Así aprendimos que el que tiene la autoridad puede hacer con nosotras lo que quiera y que ademas, eso es lo normal y aplica para todas igual, así que no vayas a llorar a otra parte.

Ante esto, a nuestro instinto no le queda de otra que olvidarse de defenderse y doblegarse.

Mas doloroso todavía es el hecho de que el desamor y el desamparo vivido en nuestra niñez, nos hacen ver en ese acoso un atisbo de cariño y calor y nos hace, por un momento, sentirnos importantes y miradas.

Esta mezcla explosiva de obediencia aprendida y desamor nos hace caer en las garras de estos depredadores, no nos deja salir corriendo y la vergüenza nos hace callar y vivir con la culpa ya casi de por vida.

Es terrorífico. Una rama más del patriarcado que los hombres saben explotar para saciar su sed de poder. 

Porque, aunque el origen del problema es el mismo: el desamor en la infancia, siempre los que acaban en la posición de poder son los hombres y las mujeres somos las acosadas, violadas y/o asesinadas.

Todo está diseñado para la supremacía del hombre y la sumisión de la mujer.

La única oportunidad que tenemos para cambiar esto la tenemos nosotras ahora como madres:

  • Dejemos a nuestras hijas que decidan sobre su cuerpo. No les obliguemos a pasar por ningún aro. Enseñémosles que no tienen que ser niñas buenas, que deben escucharse y  que se hagan caso SIEMPRE. Nadie tiene poder sobre ellas.

  • Démosles amor, comprensión, todo! Si se sienten amadas e importantes de niñas luego se amaran ellas mismas y no tendrán que mendigar por unas migajas de amor.

  • Seamos un ejemplo a seguir. No obedezcamos por que si. Cambiemos el paradigma de lo que es una "buena mujer". Revelemonos ante las injusticias. Que vean la fuerza de la mujer en acción y que se sienta orgullosa de ser mujer igual que tú.

  • Y a nuestros hijos ademas de todo lo anterior, debemos enseñarles a respetar a las niñas, a que las vean realmente como iguales, como compañeras y a que las defiendan frente a los que no actúen apropiadamente con ellas.

Sólo nosotras tenemos las armas para cambiar el mundo.

Ayúdame a abrir los ojos de mas madres conscientes como tú y como yo y pongámonos en marcha.

Entra en mi web y encuentra como dar a tus hijos lo mejor de ti con una crianza consciente enfocada en potenciar su autonomía y autoestima para que cuando sean adultos ni acosen ni sean acosadas y como último fin tengan las herramientas para ser personas completas y felices.

Gracias por compartir!