Cómo aprender y enseñar el verdadero valor de las cosas

22.03.2018

Vivimos en una sociedad consumista. Cada vez más, el ocio se organiza entorno a Centros Comerciales y necesitamos más cosas para poder "sobrevivir". El Capitalismo es parte de nuestras vidas y tenemos que aceptarlo nos guste o no.

Me parece una gran incongruencia que el tema del dinero sea tabú frente a los niños y que en las escuelas ni se mencione, cuando es lo que mueve el mundo entero.

Nosotros queremos ofrecerles a nuestras hijas la oportunidad de conocer este mundo tal y como es de la misma manera que aprenden otras cosas con las que convivimos día a día.

Para que nuestras hijas no sean unas esclavas del sistema, en casa nos hemos propuesto mostrarles las reglas del juego de primera mano.

Porque hoy en día los niños, siguiendo el ejemplo de los adultos, solo piensan en tener, en comprar, en conseguir el último aparato que ha llevado el compañero al cole.

Ir con ellos a comprar es un suplicio porque quieren, quieren, quieren y son capaces de cualquier cosa para conseguirlo. Lo más frustrante es que, cuando por fin lo tienen, no le hacen ni caso y pasan a su siguiente objetivo: otra nueva adquisición.

Cortar este círculo vicioso es vital, porque se puede convertir en un verdadero problema si como padres somos demasiado permisivos.

Cuando los niños consiguen su objetivo después de emplear cualquiera de sus tácticas, rápidamente detectan nuestro punto débil y aprenden que, al menos en la batalla de comprar, tienen una oportunidad de ganar, así que la próxima vez no cesarán hasta conseguir lo que sea que quieran, utilizando cada vez estrategias más elaboradas y dando donde más nos duele, por ejemplo, si no aguantamos que nos dejen en ridículo frente a los demás, gritarán como locos para que les hagamos callar rápidamente cediendo al chantaje.

En casa llevamos varios meses experimentando una técnica muy sencilla pero muy efectiva que nos está permitiendo por una parte, acabar con la tortura de pasar cerca de una tienda de juguetes y por otra, enseñarles que las cosas tienen un valor, que hay que esforzarse para conseguirlas y que hay que cuidarlas para mantenerlas.

La técnica consiste en asignar a cada niña un sueldo semanal, en nuestro caso de 250 pesos filipinos que equivalen a unos 5 euros. Ellas pueden decidir gastarlo en lo que les apetezca (siempre que sean cosas saludables si es comida o juegos acordes a nuestra filosofía de vida) o ahorrarlo para comprar algo de más valor.

Un punto muy importante y que debe quedar clarísimo, es que ese es el único dinero disponible para sus cosas (caprichos digamos) y que papá y mamá solo compran las cosas necesarias como la comida, ropa cuando es necesaria, etc. Si haces excepciones a esto estás perdido otra vez, porque se gastarán su dinero y luego comenzará la lucha de nuevo.

Desde que instauramos esta regla en casa, cuando vamos a un centro comercial y dicen la frase mágica: Quiero esto! Compramelo! Compramelo! Les preguntamos: Tienes dinero? Esto vale, por ejemplo, 30 euros, para comprar esto tienes que gastar lo mismo que ganas en 6 semanas... y tiramos del hilo todo lo que podemos para que entiendan cuanto cuesta realmente eso que están pidiendo y qué supone realmente comprarlo.

Es alucinante ver su reacción, como se paran a pensar y a hacer sus cálculos mentales y ver sus caras de: hala! si? en serio? no tiene desperdicio.

Y es que si no se lo mostramos, para los niños vale lo mismo un bolígrafo que un coche de carreras. Ellos solo saben que es papá o mamá los que dicen si o no, y por lo tanto su esfuerzo se concentra en eso, en convencerlos de la manera que sea posible para que accedan.

En cambio, con esta técnica conseguimos muchas cosas:

  • El poder de decisión se transfiere al niño: Así el foco deja de ser el adulto y deja de intentar convencerle porque ya no es el camino que le lleva a su objetivo.

  • Se plantea por primera vez la verdadera necesidad del objeto: Desde el momento que tiene que emplear sus propios recursos en conseguir algo, la perspectiva cambia totalmente ya que antes no tenía nada que perder y sí mucho que ganar y ahora tiene que valorar si realmente lo quiere tanto como para gastar sus recursos limitados en él o prefiere invertirlos en otra cosa.

  • Podemos prever el presupuesto que queremos gastar. Esto es siempre muy tranquilizador y te aseguro que es siempre menos que si le vamos comprando esto si o esto no dependiendo de nuestro estado de ánimo en el momento que pasamos frente al capricho de turno.

En paralelo, también las incentivamos a que puedan ganar un dinero adicional haciendo pequeñas tareas como fregar los platos, doblar la ropa... Es muy empoderante para ellos saber que tienen el poder de ganar más si se esfuerzan y para mi es una gran lección de vida.

Tanto nos está enseñando esta experiencia que esta semana hemos ido un paso más allá y mis hijas han firmado su primer préstamo!

El otro día haciendo la compra semanal en unos grandes almacenes vimos una casita de muñecas preciosa y a un precio increíble. 

Era realmente una gran oportunidad, pero no quería comprarla así porque sí y ellas, obviamente, no tenían suficiente dinero ahorrado, así que les propuse un trato: 

"Yo os presto el dinero y después vosotras, cada semana, de vuestro salario me devolvéis una parte"

Hicimos un esquema para ver las condiciones de pago y cuanto tiempo iban a tardar en devolvérmelo. 

Doll House Loan. Los precios son en PhP
Doll House Loan. Los precios son en PhP

Lo entendieron (al menos la mayor) y asumieron que, por lo tanto, en ese tiempo apenas podrían comprar más cosas.

Tras aceptar el contrato y realizar la compra, ahora nos toca dar seguimiento al pago puntual de la hipoteca que ya os contaré como va.

Para la próxima etapa les introduciremos el concepto de interés, que en este caso se lo he dejado a 0 por simplificar y porque es lo justo, ya que yo voy a jugar con la casa casi más que ellas ;)

Espero que os animéis a probar la idea porque una vez que la pones en práctica, si eres constante, facilita mucho las cosas y les ofrecemos un aprendizaje muy importante para su vida futura.

Aquí puedes encontrar mas información sobre crianza consciente y muchas cosas que te pueden interesar.

Si te ha quedado alguna duda o te ha parecido en algún momento que esto fomenta el consumismo, no te pierdas este articulo donde explico mejor lo que hacemos y el enfoque con mas claridad.

Espero tus comentarios!

Un abrazo