6 razones por las que España no está a la altura en crianza consciente y 1 esperanza

21.09.2017

España es un país increíble, con una calidad de vida envidiable, una de las mejores ofertas gastronómicas del mundo y multitud de sitios únicos que visitar, pero si buscas para tus hijos una crianza sin violencia, con respeto y libertad este país no esta a la altura de las expectativas por varias razones.

1- Violencia omnipresente

Raro es el día que no te cruzas con alguna persona que pierde los nervios por cualquier nimiedad. Gritos, insultos y amenazas están a la orden del día en cualquier situación que se vuelva algo tensa.

Hay que andar con mucho cuidado para evitar a este tipo de personas agresivas, que cada vez son mas y mas violentas, para poder terminar el día sin problemas y feliz.

Evitar que nuestros hijos presencien escenas de violencia es cada día mas difícil, en la calle, en la tele...

2- En los parques infantiles.

Mención especial merecen los parques infantiles. En España hay una gran cantidad de ellos con una calidad impresionante. En cualquier pueblecito puedes encontrar sitios increíbles y muy bien conservados, el problema no son las instalaciones si no lo que nos encontramos allí.

Demasiado frecuentemente se escuchan palabras malsonantes, niños que lo más suave que dicen es tonto, que se dirigen a los demás violentamente y de forma intimidatoria, padres que tratan a sus hijos con gritos y sin ningún respeto y por supuesto niños obligados a compartir sus juguetes con cualquier desconocido.

3- Es difícil encontrar tu tribu

Muchas veces los amigos con los que compartiste tu infancia y tu adolescencia, con los que el único objetivo común que teníais era salir de fiesta, han crecido y evolucionado de una forma muy diferente a la tuya.

Muchos de ellos y también la mayor parte de las personas con las que te relacionas todos los días, han seguido el camino prefijado por el que la sociedad nos empuja y cuando llegas tú con tu visión de la vida en la que la violencia NUNCA tiene justificación, en la que escuchas y das voz a los niños y te cuestionas la educación tradicional, empiezan las caras de asombro, las discusiones y la incomodidad.

4- La familia presiona

La familia española es muy particular, es de los pocos países donde los padres se creen con derecho a opinar y organizar tu vida aunque tengas 40 años y tu propia familia.

Peor que esto es que los hijos lo aceptamos y en vez de mirar nuestras necesidades y las de nuestra familia seguimos preocupándonos de contentar a nuestros padres.

Muy probablemente te sentirás presionado a ir a verlos todos los fines de semana, a ir a las fiestas del pueblo puntualmente, a prestar a tus hijos para que puedan presumir frente a sus amigos, etc.

Lo que tu opines les importa poco y a ti te toca poner distancia y aguantar las malas caras y los chantajes emocionales por querer vivir tu vida aunque a ellos no les parezca bien.

5- El machismo está en alza

Las mujeres cada vez lo tenemos peor.

Casos como el de Juana Rivas donde incluso mujeres de nuestra generación se ponen del lado del maltratador y condenan a la mujer valiente que quiere huir y por supuesto no dejar atrás a sus hijos, nos dan una clara visión de cómo la sociedad española está avanzando hacia un machismo más aceptado y hacia una demonizacion de la lucha feminista.

6- La educación sigue siendo tradicional

Los colegios, aunque han cambiado, ya se trabaja por proyectos en muchos de ellos y el profesorado ha evolucionado en algunos casos, siguen rigiéndose (en su mayoría) por un horario demasiado estructurado que no tiene en cuenta las necesidades ni los ritmos vitales de los niños. Esto es difícil de cambiar debido a la propia naturaleza de la enseñanza donde la cantidad de niños en los centros hace imposible personalizar la atención.


Pero aun hay esperanza 

Todas estas razones pueden asustar mucho y realmente son a tener en cuenta si quieres educar a tus hijos libremente y en un ambiente sin violencia, con valores y en igualdad real, pero no te rindas! siempre hay una esperanza.

Como oasis en el desierto, existen alternativas educativas donde padres conscientes y con otras inquietudes educativas han formado asociaciones y creado lugares donde los niños se pueden desarrollar libremente y acompañados de forma respetuosa.

Un ejemplo de oasis es El Jardín. Esta asociación se ubica en una gran finca junto a Carranque donde los niños tienen higueras y otros árboles donde trepar y jugar con libertad, una granjita con animales a los que cuidan y alimentan, un huerto ecológico y un edificio repleto de material Montessori y otras clases para desarrollar su curiosidad a su ritmo y siempre acompañados de 3 magníficas profesionales que desde el respeto y el amor saben definir unas reglas muy simples, concretas y claras y acompañan a los niños avivando sus ganas de aprender.

El ambiente que se respira en este lugar es algo único. Los niños protestan cuando es fin de semana porque no hay cole y la hora de volver a casa es la mas difícil del día.

La adaptación es facilísima porque no hay presiones, hay respeto, porque no hay gritos, hay palabras suaves y comprensión y porque allí los niños son tenidos en cuenta. Todo esta hecho para ellos, no para los adultos y eso los niños lo notan y lo agradecen.

Para los padres estos espacios son también muy valiosos ya que encontramos personas afines y con las mismas inquietudes que nosotros con los cuales podemos crear una red de apoyo y por que no: nuevas y buenas amistades.

Si vives por la zona sur de Madrid, El Jardin te da la oportunidad de que tus hijos se desarrollen en un ambiente de respeto y libertad. Pincha aquíy conoce el proyecto y si vives otra zona de España en LUDUS podrás encontrar proyectos similares cerca de ti.

Por favor, comparte con otras familias que puedan estar interesadas. Cuantos más niños disfruten de una educación con respeto y libertad más probabilidades tendrán nuestros hijos de convivir con personas mas humanas, empáticas y civilizadas.

Gracias por compartir!